Curso e-Druida

SABER DE FARMA

Formas farmacéuticas líquidas vía oral

María Jesús Cuéllar Monreal

 

¿Qué son?

Son medicamentos que contienen uno o más principios activos en un disolvente líquido apropiado destinados a la administración por vía oral. Para su administración, la dosis prescrita se mide en unidades de volumen, es decir, en mililitros (mL).

La mayoría de los medicamentos de administración oral están diseñados para los adultos. Ésto supone un problema para la población pediátrica o para aquellas personas que por algún motivo no pueden tragar formas sólidas (pacientes con tumores orofaríngeos, Alzheimer, parálisis cerebral, etc.), ya que manipular los comprimidos o las cápsulas, además de la inexactitud de la dosis, puede reducir su eficacia (por alteración en el tracto gastrointestinal…) o acarrear problemas de seguridad (por sobredosificación). En estos casos son muy útiles las formas farmacéuticas líquidas de administración oral.

Cabe señalar que estas formulaciones no siempre están disponibles a nivel de fabricación industrial, y es en estos casos cuando el farmacéutico debe elaborar un medicamento individualizado, teniendo en cuenta la dosis prescrita (según peso y edad del niño), así como el grado de aceptación y adaptación de la forma farmacéutica a la edad del paciente (ver tema 3 sobre formulación magistral).

 

Tipos de formas farmacéuticas líquidas orales

Existen diferentes tipos de formulaciones líquidas para administración oral.

 

 

Las soluciones son mezclas formadas por uno o más principios activos (sólidos o líquidos) disueltos en un vehículo o disolvente adecuado (líquido), además de diversos excipientes. Son mezclas homogéneas desde un punto de vista físico y químico. Su aspecto debe ser claro y transparente.

Entre éstas destacan los jarabes, que son soluciones líquidas, acuosas, para administración oral que contienen una concentración muy alta de azúcar. Su sabor es dulce y su consistencia viscosa.

Esta elevada concentración de azúcar actúa como un conservante natural impidiendo el desarrollo de bacterias y hongos. Por eso, cuando se producen cristalizaciones en el seno del jarabe, los cristales formados pueden agruparse y depositarse, con lo que el resto de la solución queda con menor concentración de azúcar, facilitando así la contaminación microbiana.

Las  emulsiones, son formas farmacéuticas líquidas formadas por uno o más principios activos de naturaleza oleosa (grasa) dispersos de manera uniforme en un vehículo de naturaleza acuosa. Un ejemplo culinario de una emulsión sería la mayonesa, ya que se obtiene cuando mezclas aceite (de naturaleza oleosa) con el huevo (cuyas claras son de naturaleza acuosa). Al agitar estas dos fases de manera vigorosa se obtiene un sólido viscoso blanquecino. De manera parecida, aunque con ingredientes muy distintos, se elaboran las emulsiones de fármacos.

Se selecciona esta forma farmacéutica cuando se busca mejorar la absorción de una sustancia oleosa o bien simplemente para lograr mayor aceptación de los pacientes, pues suelen llevar algún aromatizante para enmascarar el sabor desagradable de las sustancias oleosas, como por ejemplo las vitaminas liposolubles (A, D, E y K).

Requieren la adición de un emulgente para formar la emulsión, es decir, para unir la fase acuosa y la oleosa. Aun así son sistemas inestables y en reposo las fases tienden a separarse, por lo que deben reconstituirse mediante agitación.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies