Curso e-Druida

SABER DE FARMA

Liberación y absorción de los medicamentos

Pablo Pérez Huertas

 

En el tema anterior pudimos seguir a los medicamentos desde la forma farmacéutica de partida (comprimidos, cápsulas, jarabes…) hasta su eliminación completa del organismo. Esta semana nos vamos a centrar en los dos primeros procesos del LADME: la liberación y la absorción.

 

Liberación

La liberación se puede definir como el paso del fármaco desde la forma farmacéutica que lo contiene hasta el lugar donde se va a absorber. Este proceso tiene lugar en todas las formas farmacéuticas y vías de administración excepto en las de administración intravenosa, ya que el fármaco se inyecta directamente en la circulación sanguínea.

Este proceso está compuesto por tres etapas principalmente:

  1. Disgregación: solo se da en aquellas formas farmacéuticas agregadas (comprimidos, grageas, cápsulas…). Consiste en fragmentar el fármaco en trozos más pequeños.
  2. Disolución: se da en todas las formas farmacéuticas excepto en aquellas que ya están disueltas como las soluciones. En esta etapa los fragmentos pequeños se van disolviendo lentamente en el medio. Se trata de la etapa más importante en la liberación y se debe estudiar muy bien para asegurar que el fármaco se pueda llegar a disolver y por tanto a absorber completamente.
  3. Difusión: el fármaco ya disuelto en el medio debe llegar hasta el lugar de la absorción.

 

 

La liberación es el proceso del LADME que más fácilmente podemos modificar para adaptarlo a nuestras necesidades. En este sentido, la galénica es la ciencia que se encarga de la transformación de principios activos en medicamentos cuya administración proporcionen una adecuada respuesta terapéutica. Es decir, modifica la forma farmacéutica del medicamento para cubrir una necesidad. Podemos destacar algunas estrategias a modo de ejemplo:

  • Formación de sales: muchas veces se junta el fármaco con iones para favorecer su velocidad de disolución. Por ejemplo, amoxicilina SÓDICA.
  • Complejación: consiste en formular el principio activo pegado a otra molécula. En función de como sea esta molécula se puede aumentar o disminuir la velocidad de disolución:
    • Aumenta la velocidad de disolución: por ejemplo, la aminofilina es la unión de teofilina (un broncodilatador) junto con etilendiamina. Este complejo aumenta la velocidad de disolución del fármaco y permite que se absorba rápidamente por vía oral.
    • Disminuye la velocidad de disolución: esta estrategia es muy interesante en la administración parenteral (intramuscular y subcutánea) para reducir el número de pinchazos. El ejemplo más destacado es la unión deinsulina con cinc y protamina para crear insulinas que se tengan que administrar menos veces al día.
  • ​Adsorción: en formas farmacéuticas parenterales se puede administrar el fármaco dentro de un gel, de manera que se va liberando lentamente y prolonga su efecto. Este es el motivo de porque algunas vacunas se administran en un gel de hidróxido de aluminio.

Por otro lado, también se pueden realizar modificaciones tecnológicas en las formas farmacéuticas orales. Mención especial merecen los comprimidos de liberación retardada o prolongada que estudiamos en el tema 37.

 

Absorción

Hemos dejado el fármaco disuelto y justo en las puerta del organismo. La absorción es el proceso que rige la incorporación del fármaco, es decir, el paso del fármaco desde el lugar de la absorción hasta la circulación sanguínea.

Para simplificar un poco la explicación, nos vamos a centrar solo en la administración oral de medicamentos. En este caso, la absorción de fármacos se da principalmente en el intestino delgado, mayoritariamente en su parte más inicial, el duodeno. El intestino delgado es la zona que de manera fisiológica está más preparada para absorber sustancias gracias a su gran superficie disponible, un alto flujo sanguíneo y la presencia de transportadores específicos. En efecto, el intestino delgado no es liso por dentro, está cubierto de vellosidades (algo parecido a pelitos microscópicos) que aumentan mucho la superficie de contacto.

 

 

El paso del fármaco desde la luz del tubo digestivo hasta dentro de la célula intestinal se puede producir por varios mecanismos:

 

  • Difusión pasiva: simplemente el fármaco choca con la membrana de la célula y consigue atravesarla. Es la forma mayoritaria de absorción de sustancias. 
  • Difusión facilitada: el fármaco aprovecha una proteínas que están en la membrana que lo cogen y lo introducen dentro. Estos transportadores solo funcionan cogiendo de donde hay más sustancia y llevándolo hacia donde hay menos, es decir, a favor de gradiente de concentración.
  • Transporte activo: es muy parecida a la anterior pero funciona solo en una dirección. En este caso, siempre coge sustancia de fuera y lo transporta hacia dentro, por lo que puede funcionar contra gradiente de concentración. Este mecanismo es muy importantes para fármacos que se parecen mucho a una molécula que nuestro cuerpo necesita absorber y que aprovechan sus transportadores. Por ejemplo, algunas penicilinas, baclofeno o metotrexato.
  • Endocitosis: la célula invagina una cantidad de líquido de la luz del tubo digestivo. Es importante en el caso de moléculas muy grandes que no se pueden absorber de otra manera. Por ejemplo, la vacuna de la polio.

Ya tenemos el fármaco dentro de la célula del intestino delgado, tiene medio camino hecho hasta la circulación sanguínea. El fármaco sale de la célula por la puerta de atrás y llega a la vena porta. Toda la sangre que llega al intestino delgado y recoge las sustancias que se han absorbido tiene que pasar primero por el hígado a través de esta vena porta. La razón es bastante lógica, nuestro cuerpo no quiere que ninguna sustancia dañina que hayamos comido llegue a absorberse, por lo que ha puesto al principal órgano eliminador de sustancias de nuestro cuerpo para decidir lo que puede entrar y lo que no, función muy parecida a la de un portero de discoteca. Este es motivo principal del fenómeno conocido como “efecto de primer paso“.

 

 

El hígado, aunque es el órgano eliminador por excelencia, no afecta a todos los fármacos por igual. En función de la capacidad de eliminación de una sustancia podemos clasificar:

 

  • Fármacos que se eliminan por completo: no se pueden administrar por vía oral porque no podrían llegar nunca a la circulación. Por ejemplo, naloxona, nitroglicerina o lidocaina.
  • Fármacos que se eliminan en parte: en estos casos se puede aumentar la dosis administrada para compensar la que se va a perder en el hígado. Este es el motivo que explica que algunos fármacos se administren a menos dosis por vía intravenosa comparado con la dosis vía oral. Por ejemplo, tacrolimus, ciclosporina, beta bloqueantes, opiáceos…
  • Fármacos que prácticamente no se eliminan: se administran a dosis normales y alcanzan la circulación sistémica sin problemas en este punto. 

 

El fármaco sale del hígado por la vena hepática y de ésta pasa a la cava. Finalmente, la vena cava transporta el fármaco hasta el corazón y  éste lo distribuye al resto del organismo donde ejercerá su acción. 

Para terminar, hay un concepto muy interesante en la absorción de fármacos: la biodisponibilidad (también conocida como BD o F). Se trata del porcentaje de fármaco que ha llegado inalterado desde la dosis administrada hasta la circulación sistémica. Como se puede deducir, el principal motivo de pérdida de biodisponibilidad es el efecto de primer paso hepático aunque hay muchos más factores. 

Aquí dejamos a nuestro fármaco, distribuyéndose por el organismo y ejerciendo su acción. Pero tampoco nos interesa que se perpetúe dando vueltas por nuestro cuerpo. En el próximo tema estudiaremos cómo se eliminan los fármacos.

 

¿Qué hemos aprendido?

  1. Las primeras etapas que tiene que superar un fármaco tras la administración son la liberación y la absorción.
  2. La liberación consiste en el paso de la forma farmacéutica administrada hasta el lugar de absorción.
  3. La absorción es el camino del fármaco desde el lugar de la absorción hasta la circulación sistémica.
  4. Durante la absorción se puede perder fármaco, siendo el principal motivo del llamado efecto de primer paso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies